Osteoartritis: mejor observar el "moverse más"

Edito del 03/02/2015

La actividad física es un componente fundamental del tratamiento de la osteoartritis. Está fuertemente recomendada por todos los terapeutas. Dos publicaciones recientes han constatado que estas recomendaciones solamente eran observadas de forma muy irregular solamente por una proporción "baja a moderada" de pacientes. ¿Cómo hacerlo mejor?

La revisión general publicada en 2012 hace hincapié en las relaciones gonartrosis-actividad física. Ésta constata que, a pesar de una fuerte incitación a practicar una actividad física para limitar el avance de la enfermedad, la observancia de esta actividad sigue siendo escasa. La barrera que constituyen las comorbilidades participa en esta escasez.

El metaanálisis de 2013 atañe a la gonartrosis (21 estudios) y la coxartrosis (11 estudios). Éste analiza 3 tipos de ejercicios físicos: actividad física de intensidad moderada a fuerte, la misma actividad (pero fraccionada) y la que consiste en dar un mínimo de pasos durante la jornada.

Este metaanálisis solamente encontró una proporción "baja a moderada" de pacientes que observan las recomendaciones relativas a estos ejercicios.

En lo que respecta a la toma de medicamentos o los consejos de "moverse más" asociados a un cambio de hábitos alimentarios, la adhesión terapéutica (que es un término más apropiado que la observancia) está influida por los mismos factores. Tenerlo en cuenta por parte de los especialistas durante la prescripción y durante la vigilancia del tratamiento es la mejor forma de obtener una buena adhesión del paciente a su tratamiento.

Escuchar al paciente lo que tiene que decir de sus expectativas, de su comprensión de los riesgos asociados a su enfermedad y de sus capacidades de compromiso en un proceso terapéutico es el primer componente de esta toma en cuenta. Suministrar toda la información necesaria es el segundo. Supone tomarse el tiempo necesario para "hacer llegar el mensaje" de los desafíos terapéuticos. Finalmente, durante la vigilancia del tratamiento, la adhesión debe permanecer en el centro de las preocupaciones del profesional sanitario. Preguntas sobre el "beneficio experimentado" o, a la inversa, sobre las molestias permiten retomar el diálogo y la recuperación de la información pertinente. En este contexto, el acompañamiento del tratamiento del paciente mediante un programa global de "coaching" personalizado en la Web y/o con la intervención del quinesiólogo es una oportunidad que hay que aprovechar.

 

Referencias :
Esta editorial se refiere a 3 artículos recientes accesibles en la Web en su totalidad.

Schneider MP, Herzig L, Hampai DH, Bugnon O.
[Medication adherence in chronic patients: from its concepts to its management in primary care].
Rev Med Suisse. 15 de mayo de 2013; 9(386): 1032-6.
http://bit.ly/1yYoWsQ

Marks R.
Knee osteoarthritis and exercise adherence: a review.
Curr Aging Sci. Feb de 2012; 5(1): 72-83.
http://bit.ly/1D5NSzl

Wallis JA, Webster KE, Levinger P, Taylor NF.
What proportion of people with hip and knee osteoarthritis meet physical activity guidelines? A systematic review and meta-analysis.
Osteoarthritis Cartilage. Nov de 2013; 21(11): 1648-59.
http://bit.ly/15vKp1E

 

El Comité editorial de Arthrolink