La autoevaluación, clave en el responsabilización del paciente

Edito del 24/04/2015

La gestión de su salud por el propio paciente y su responsabilización en este sentido está facilitada por el uso de objetos conectados y por la autovigilancia de los parámetros de "salud". Los primeros suministran datos, los segundos tablas de seguimiento a integrar por el paciente en su "recorrido saludable" bajo el control de su médico de cabecera.

Los objetos conectados dedicados a la salud miden ciertos parámetros como la presión arterial, la frecuencia cardíaca, el peso, la duración el sueño o el consumo energético. Según una investigación del IFOP recogido por el sitio Web l’Atelier el 26 de febrero 2015, solamente el 13% de los franceses declaran poseer este tipo de objeto conectado. Por el contrario, un 79% considera que estos objetos permiten garantizar un mejor seguimiento médico. Según el 3º barómetro VIDAL-CNOM llevado a cabo el noviembre de 2014, los médicos, por su parte, recomiendan cada vez más aplicaciones para móviles a sus pacientes (el 17% en 2014 frente al 8% en 2013) concretamente en el seguimiento y para consejos nutricionales (11%). Son casi el 10% los que recomiendan objetos conectados de "salud/bienestar" (tensiómetro, glucómetro, podómetro…)

Los cuestionarios en línea son el 2º componente de la autoevaluación de los pacientes. Pueden contribuir a la autovigilancia de gran número de parámetros: desde el dolor al tratamiento, pasando por el estado de ánimo. Las respuestas (casillas a marcar generalmente) son analizadas por un programa informático y transmitidas en forma de gráficos a una tabla de tendencias. Ésta reúne la evolución de los diferentes parámetros de "salud".

El médico de cabecera es el socio privilegiado de este compromiso del paciente. Esta autogestión de la salud solamente adquiere todo su significado si se integra en la relación médico-paciente. Le corresponde al médico estar al corriente de la iniciativa de su paciente y animarle al menor signo de desfallecimiento. A su vez, le corresponde al paciente confiar a su médico, si este último lo desea, los datos suministrados por los objetos conectados y la evolución de los gráficos de su tabla de tendencias.

La osteoartritis es una enfermedad que saca un partido extraordinario a la autoevaluación. 

Dos de sus factores de riesgo (el sobrepeso y el sedentarismo) se prestan particularmente bien a la automedición mediante los objetos conectados. La vigilancia del peso, del índice de masa corporal y del consumo energético son todos servicios prestados por el "Internet de las cosas".

Arthrocoach, el programa integrado de autoevaluación y de coaching puesto en línea por Expanscience es un programa completo, personalizado, estructurado y estructurante, y lúdico que acompaña al tratamiento de esta enfermedad. Incita de forma motivadora al paciente que padece osteoartritis a informar 3 veces por semana (idealmente) sobre la naturaleza de su alimentación, el nivel de su actividad física, la calidad de su sueño y la intensidad de los 3 síntomas fundamentales de la enfermedad (dolor – rigidez – fatiga).

El coaching está garantizado por expertos reconocidos en dietética y en actividad física y un programa de autoformación que proporciona información y consejos a partir de 12 módulos de formación "alimentación" y de un número equivalente de módulos de "actividad física".

Este programa, de gran éxito, es recomendado por la asociación francesa de lucha contra el reumatismo (AFLAR).

 

Referencias :

Anthea Delpuech (26 de febrero de 2015)
Les Français enjoignent les professionnels de santé à adopter les objets connectés
Sitio Web l’Atelier http://bit.ly/1zMmSCC

Sitio Web Arthrocoach
https://www.arthrocoach.com/

 

El Comité editorial de Arthrolink