Imagenología en osteoartritis: ¿convencional o moderna?

Edito del 06/01/2015

En osteoartritis, la radiología convencional es útil para el diagnóstico diferencial y la imagenología moderna (IRM) es indispensable en los estudios pero solamente está indicada en clínica en caso de complicaciones.

En 2010, EULAR recomendó basarse en 3 síntomas y signos clínicos para realizar el diagnóstico de osteoartritis de rodilla, sin recurrir obligatoriamente a una radiografía.
En realidad, las radiografías estándar a menudo están programadas, esto sería solamente para descartar otra dolencia articular. Después del diagnóstico diferencial, aún quedan 3 razones para hacer radiografías. En primer lugar para verificar que no exista ningún defecto estructural en el origen de la dolencia articular, concretamente a nivel de la cadera o de la rodilla. A continuación, para supervisar la evolución de los daños osteoartríticos, algo que no puede realizarse sin un «balance inicial». Finalmente, para tranquilizar (y contentar) a los pacientes que no comprenden que pueden padecer osteoartritis sin una «prueba» radiológica. De este modo, las radiografías no indispensables se transforman en radiografías deseables y deseadas.

Las aportaciones de la IRM se basan en las posibilidades ofrecidas por la resonancia magnética de poner de relieve los fenómenos evolutivos de la osteoartritis a nivel de todos los componentes de la articulación. De este modo, la estructura del cartílago puede analizarse finamente si se proporcionan los medios para ello (potencia suficiente de la IRM, adquisición de imágenes en 3D y secuencias particulares). De este modo, se localizan las lesiones subcondrales. Éstas se correlacionan con los dolores y tienen un valor pronóstico.
De este modo, el grado de severidad de la osteoartritis se cuantifica mediante la medición del espesor del cartílago o teniendo en cuenta la afectación de todas las estructuras de la articulación. En conjunto, la IRM es indispensable para el estudio de los mecanismos fisiopatológicos y para una mejor comprensión de la historia natural de la enfermedad. En cambio, no está indicada en clínica excepto cuando se sospecha una complicación de la osteoartritis. En este caso, es deseable que sea el binomio reumatólogo-radiólogo el que decida las secuencias a programar.


Références :
Roemer FW, Eckstein F, Hayashi D, Guermazi A.
The role of imaging in osteoarthritis.
Best Pract Res Clin Rheumatol. 2014 Feb;28(1):31-60.

Zufferey P, Theumann N. 
[Imaging in osteoarthritis]. 
Rev Med Suisse. 2012 Mar 14;8(332):557-8, 560, 562-3. 
http://rms.medhyg.ch/numero-332-page-557.htm4 (article en libre accès)

Hayashi D, Guermazi A, Crema MD, Roemer FW. 
Imaging in osteoarthritis: what have we learned and where are we going? 
Minerva Med. 2011 Feb;102(1):15-32
.

El Comité editorial de Arthrolink